Tuesday, March 08, 2005

La habitación

Crearle un espacio propio al bebé es una de las mejores formas de hacerlo sentir amado y de crear un ambiente familiar, pero se recomienda que los dos participen en esta tarea y aporten sus ideas, que sea un momento de creciemiento, de generar sueños y esperanzas.

En general, se recomienda que el cuarto del niño sea amplio, poco ruidoso y fácil de ventilar, debe tener buena iluminación a lo largo del día, de preferencia soleado. Procuren que las superficies sean higiénicas y de fácil limpieza. En este sentido, el tapiz debe ser lavable y no conservar el polvo.

Los pisos de ceramicos son cómodos, aunque un poco fríos; las alfombras requieren mantenimiento constante; el parque o piso flotante son los ideales. Olvídense de cortinas pesadas o gruesas, por lo menos al principio y si las ponen, el requisito principal es que no guarden el polvo.

Prepárense

Los nueve meses que dura el embarazo son ideales para planear la llegada del primer bebé, o por lo menos es lo que debería, en ese tiempo, se debe hacer mucho mas que sólo elegir el nombre de la guagua. Aunque es muy común que los nuevos papas enfoquen su atención al parto, y por muy importante - preocupante, inquetante, estresante y todos los calificativos que quieras utilizar - la verdad es que ese es la puerta de entrada a una nueva vida, cargada de responsabilidades, satisfacciones desconocidas, sueños y espereanzas que se vienen encima de golpe cuando el minuto se viene apresuradamente.

Si, no se rían, aún cuando el tiempo es como aletargado y el proceso lo suficientemente largo como para estar preparado y haber disfrutado de cada centímetro de crecimiento de "la guata", todo se acelera - a ratos - cuando te encuentras a una semana de la fecha, y da lo mismo la FUR la Fecha probable y un montón de tecnisismos propios de nosotros, los padres primerizos, sino que afloran las dudas, si bien es cierto que no existe una escuela con maestros listos a resolver las dudas de los futuros papás - aún cuando existe una larga lista de amigos-conocidos expertos en el tema, dispuestos a dar su consejos -.

La literatura sobre esta temática es tan abundante como las experiencias de tus familiares y amigos. Sin embargo, conviene hacer hincapié en que sólo nosotros (ustedes), apoyados por el pediatra, sabemos lo que queremos para la vida y la de su hijo. En este sentido, ni lo que dice un libro o un familiar, ni lo que enseñan en los cursos psicoprofilácticos, debe ser un motivo de presión. Pero nunca esta de mas tener a la mano toda la información que sea posible.